Recomienda este BLOG

Seguidores

24 de agosto de 2010

Los cubanos señoritos


PorCubaTodo

Los cubanos señoritos


Ya son 169 los cubanos acogidos por el gobierno español. Los re­clusos han llegado, cada uno con seis familiares de promedio.

Jaime Richart
Para Kaos en la Red

1038 lecturas
 11 comentarios

www.kaosenlared.net/noticia/los-cubanos-senoritos

No hacen más que quejarse constantemente de todo. Ahora, de haber sido alojados en establecimientos “po­bres”.

Me sospecho que no era precisamente sólo la libertad capita­lista lo que querían estos cubanos, sino principalmente las goyerías y los lujos de los cerdos capitalistas. Por eso ahora se sienten de­cepcio­nados. Pobre gentecilla. Desde que han llegado a España no hacen más que dar la tabarra típica de los fatuos, esos que creen que tie­nen más derecho que los demás a vivir de lujo. Todavía no se han enterado de que hay millones en este país que viven mi­serable­mente apretados en las casas de sus padres, empleados y desem­pleados de cuarenta años y más. Todavía no saben qué es el capi­talismo por experiencia propia, sino por lo que les contaron allí. Han ido a dar con sus huesos en las cárceles cubanas porque no tienen con­ciencia social y no tienen ni puñetera idea de lo que es la solida­ridad. Por egoístas y antisociales estaban presos, y ade­más, algu­nos de ellos, o porque conspiraron contra el gobierno cubano y co­ntra el sis­tema. Bien esta­ban entre rejas. Pero una mercantil gene­rosidad por parte del go­bierno español les ha sacado de la cárcel, como si fue­ran familiares consanguíneos con los que tuviera una obligación protectora. Sin embargo, no les han despiojado ni de su condición moral miserable, ni de esa pretenciosidad típica de algunas gentes que nos abochornan y que nadie sabe de dónde sale.

En vista de su actitud, lo que esta chusma merece es in­gresar en otros calabozos españoles para rebajar sus ínfulas. Y después de la depuración, aplicarles a todos ellos a limpiar y recoger basuras por los barrios de Madrid. Es de suponer que son inteligentes, y comprenderán muy bien que alguien debe hacer ese rudo trabajo, y más siendo ellos los últimos en llegar a España. Así sabrán qué es vivir en el capitalismo sin ser capitalista, pues aquí está la clave, el meollo, de todas las fricciones, de todas las disensiones y de muchas guerras.


Jaime Richart en Kaos en la Red