Recomienda este BLOG

Seguidores

24 de agosto de 2010

Baby Lores: quiero cantar desde aquí

PorCubaTodo

Baby Lores: quiero cantar desde aquí 
 “Creo” es un canto a Cuba de la nueva generación de artistas jóvenes cubanos revolucionarios.
Elizabeth López Corzo
Baby Lores es uno de los más populares exponentes del reguetón cubano. En  cinco años de carrera- aproximadamente- ha hecho más de 100 canciones (representado por Adriano Tota Productions), de las cuales muchas se han convertido en hits para sus seguidores. Más allá de este género- que mucho ha dado de qué hablar- el cantante está mostrando últimamente una faceta diferente en su trabajo.
En exclusiva a Cubasi.cu, afirmó que para él seguir haciendo reguetón ya es algo sencillo, por lo cual está buscando otros caminos musicales más interesantes.
Así lo demuestran su tema “Creo” (dedicado a la Revolución Cubana y el Comandante en Jefe Fidel Castro) y sus más recientes proyectos con consagrados artistas cubanos y otros noveles, pero también muy talentosos como la joven intérprete Diana Fuentes.
Últimamente estamos viendo una transformación en tu forma de hacer música. ¿Te consideras un reguetonero o ya eso es algo del pasado?
No me gustan los títulos porque pienso que el hombre va creciendo por lo que hace, y quedarme con esa clasificación de reguetonero sería como dedicarme solamente a ese género. No creo que sea un reguetonero, ni un salsero ni un baladista: me considero un artista que va haciendo lo que va sintiendo. Ahora mismo estamos haciendo un disco nuevo que tiene que ver con lo que he hecho antes, tiene de reguetón pero más dirigido a la fusión.
Háblanos de ese disco nuevo
Hay que aclarar que primero saldrá “Creo” que incluye el clip del tema que da título a la selección. Ese CD sí tiene que ver mucho con el reguetón, el rap, el reggae. Pero del que te hablo es uno que aún no hemos terminado y del que todavía no hay nombre.
Este se trata de una música más interesante, más complicada, es música cubana. Aquí están las manos de Pancho Amat (el tres) y José Luis Cortés (la flauta). Es muy diferente a lo que conoce el público de mí.
Algunos me han preguntado si no tengo temor de perder el público con estos cambios pero yo creo que no porque la gente se va adaptando. Además, antes del reguetón la gente oía otras cosas. Pienso que el público identifica cuando se toca bien un instrumento, disfrutan eso, y es aquí donde la competencia se vuelve real.
Hoy día las máquinas hacen la música, que de hecho es muy rápida y es como seguir un patrón, es sencillo, cualquiera hace un coro pegajoso. Para mí dentro del género del reguetón la competencia se perdió.
Pero cuando se hace música de verdad, como debe ser, es cuando “se pone buena la cosa” porque se muestra la capacidad real de cada cual: quién toca mejor, quién canta más… y esa es la música que estamos tratando de hacer ahora, no importa el género, lo importante es sentirla, hacerla bien.
Además de que he ido madurando, lo que me hace cambiar mis textos son los niños. Yo salgo a la calle y los niños tararean canciones mías que han pegado, pero después escuchas que uno de esos mismos pequeños dice una palabrota que oyó en tu canción y eso te hace reflexionar. No se puede mirar sólo los errores que cometen los seres humanos sino como los van erradicando.
Esto de los niños me ha influido tanto que estoy pensando seriamente hacer un tema para ellos, aún no me imagino como será pero voy a hacerlo.
Entonces estás asumiendo esta transformación como un reto…
Sí. Tanto así que hay un tema titulado “Inmy la prieta” donde yo- que no se bailar- debo bailar son como un profesional. Estoy recibiendo clases de baile y actuación. Mi vida se ha complicado porque no tengo tiempo para casi nada pero estoy embullado con todo.
¿Cómo fue la experiencia con Diana y Roldán?
Con Diana fue muy bonito, muy rápido porque ella debía viajar pero la interacción en el estudio fue buena, es la química entre los artistas, que se encuentran y aunque no conozcas bien el tema que van a interpretar, la canción sale al pararnos frente al micrófono, y a la gente le gusta.
Con Roldán, ¿qué te puedo decir?, cuando yo aún no pensaba ser Baby Lores ya yo cantaba las canciones de Orishas y eso es bonito para un artista, porque fue como cumplir un sueño. Hubo también una química especial, Roldán y yo nos parecemos mucho, somos muy campechanos. El tema se llama “Una carta” y también se prepara el video clip. Con este tema y la estética del video queremos defender las raíces cubanas de forma romántica.
Ahorita hablabas del reguetón que ha perdido competencia porque la máquina ha suplantado a veces al cantante. Cuando empezó el género mucha gente dijo que era algo temporal, sin embargo se ha mantenido y cada vez tiene más público. ¿Cómo valoras este fenómeno?
Yo pienso que el reguetón es un genero interesante sobre todo porque es algo relativamente nuevo y las cosas nuevas siempre dan de qué hablar. Cuando se empezó a hacer en Cuba el reguetón ya existía en Puerto Rico, República Dominicana, pero el nuestro ha ido tomando camino.
Yo creo este ritmo ha logrado ponerle un muro al mercado americano con respecto a su recepción en la isla, lo cual es muy fuerte porque ellos mandan en el mercado mundial, y el reguetón que se está oyendo ahora en Cuba es casi 100 por ciento cubano aunque no deja de oírse los temas mas pegados del extranjero.
Los musicólogos han criticado mucho el reguetón pero creo que se está haciendo el género de formas más fina, más inteligente. Lo que pasa es que los reguetoneros cantan lo que aprendieron a oír en su barrio…
¿Cuán difícil es en este momento grabar reguetón en Cuba? ¿Las disqueras están disponibles o sigue la misma historia de la producción independiente?
Yo no conozco cómo funciona ese proceso en las disqueras. Yo aún no tengo un disco en Cuba, aunque sí han publicado de otros grupos del género, pero creo que el trabajo de las disqueras es buscar el talento y me parece que no lo están haciendo.
Yo saco mis temas a la calle, se los regalo a la gente, se que los “quemadores” los venden y eso no me molesta pero es un conflicto que habrá que remediar en algún momento.
Hay mucho talento en este país, estamos desbordados en la música y sigue siendo difícil llegar a las disqueras. Aunque yo soy feliz con mi computadora y los equipos sencillos con que contamos y los temas pegan en la gente, si no se hace este trabajo con más seriedad, las mezclas seguirán oyéndose mal, el sonido será insuficiente… por lo menos en el reguetón.
Estoy incursionando ahora en otras cosas pero no quiere decir que renuncio al reguetón porque yo nací de ahí, de lo contrario sería una hipocresía.
Tú tema “Creo” y su video clip han traído bastante polémica. ¿Cómo surgió la idea de hacerlo?
El nombre de “Creo” dice casi todo. Yo siempre he defendido lo que pienso. Hay muchas cosas que me he cuestionado como es natural en los jóvenes. Pero cuando viajé a Europa, no tuve que caminar mucho para darme cuenta lo que significaba tener cierto reconocimiento en tu carrera y ser cubano a la vez. Mi deseo de vivir en Cuba fue una limitante para muchos productores. Venían las propuestas pero me ponían la precisa de vivir en el extranjero y por tanto no llegué a un acuerdo con nadie. Yo cerré ese capítulo porque mi intención es hacer mi música desde aquí para la gente de aquí.
La fama se disfruta pero no es real, es una fantasía. Para mí lo real es que yo salgo a la calle y tengo 10 niños alrededor mío, que caminan conmigo, la gente que me quiere. Por eso nace “Creo”, son mis preguntas y mis respuestas, por eso dedico mi carrera y mi vida a mi país.
Mis antecesores lucharon con el Che y eso es una cosa que tengo dentro. Si me toca luchar lo hago, pero creo que son momentos de hacer lo que a cada cual le corresponde, son momentos de reflexionar sobre la cultura, sobre este país y el mundo…
¿Qué es para ti la Patria ?
Para mí eso está tan adentro de uno…
Yo descubrí un sentimiento cuando aterrizaba en el avión aquí en Cuba que no puedo expresar, es saber que estás entrando en tu tierra. La patria es la raíz de uno, es lo que tenemos. Yo no podría luchar por algo que no es mío.
Mucha gente después del tema “Creo” tiene el criterio de que la imagen que proyectas en el video- del bohío, el pueblo humilde y la bandera cubana- no se corresponden con la imagen habitual de los reguetoneros. ¿Cuál es tu opinión sobre eso?
Yo fui parte de eso también, me puse muchas cadenas, de hecho algunas bastante grandes... Yo vivo con eso y se que tuvo su parte negativa. Se que es especulación, ostentación… creo que también eso formaba parte del género que estábamos formando.
No se trataba de hacer sentir mal a quien no lo tenía, no era esa la intención pero yo estuve en lugares humildes con esas cadenas, y eso fue una de las cosas que me hizo quitármelas.
No estoy en desacuerdo con quien las use, si alguien piensa que eso es favorable a su carrera no lo crítico, pero creo que cuando la gente te identifica sin nada, sin prendas, entonces has llegado de verdad al público. Si es necesario ponerse cosas entonces es porque aún te falta para identificarte con el pueblo. Por eso ahora mis videos prefiero hacerlos en un bohío, con la gente en la calle, y se ve bonito también, ¿por qué no?
No tenemos que parecernos a Wisin y Yandel ni a Europa ni al primer mundo… yo digo que con un pueblo tengo bastante.