Recomienda este BLOG

Seguidores

29 de agosto de 2010

La falta de memoria de los congresistas cubanoamericanos

PorCubaTodo




Opinión, Internacionales

La falta de memoria de los congresistas cubanoamericanos

Si las leyes que regulan los viajes a la Isla no pueden ser cambiadas, ¿cómo es que se modificaron en junio de 2004?

Carlos Lazo, Washington
26/08/2010

En días pasados cinco congresistas cubanoamericanos le escribieron una carta al presidente Barack Obama, en la que lo instaban a no modificar la política de Estados Unidos hacia Cuba. De acuerdo a la lógica inaudita esgrimida por estos señores, las leyes con respecto a la Isla ya existen y fueron creadas en el pasado por el congreso norteamericano. Por lo tanto, cualquier cambio en este sentido minaría “significativamente los objetivos de la política exterior y la seguridad de Estados Unidos”. En su misiva, los legisladores agregan que la Ley Helms Burton codifica el embargo a Cuba y que éste no puede ser modificado por el Presidente. Según la carta, son inamovibles también “todas las restricciones sobre viajes” a la Isla.

Me gustaría recordarles a los referidos congresistas que, cuando en Junio del 2004 el entonces presidente George W. Bush decretó crueles e inhumanas restricciones de viaje, en contra de los cubanoamericanos residentes en Estados Unidos y de nuestros familiares en Cuba, ninguno de ellos se dirigió en aquel entonces a la Casa Blanca para expresar que el embargo fuera intocable, y que por lo tanto nuevas restricciones de viaje a la Isla serian también legalmente cuestionables. Resulta paradójico que estos señores quieran aplicarle ahora un doble estándar a la problemática de los viajes a Cuba. Lo que no le pidieron a George W. Bush ayer, se lo exigen a Barack Obama hoy. No es una coincidencia que algunos de los que hoy se rasgan las vestiduras fueran los promotores y artífices de aquellas inhumanas medidas contra nuestras familias y que otros de ellos mantuvieran un silencio cobarde o cómplice.

El hecho de que cientos de miles de cubanoamericanos podamos visitar hoy libremente a nuestros seres queridos en la Isla se debe en gran medida a la voluntad política del presidente Barack Obama. Ni los hermanos Diaz-Balart, ni Ileana Ros- Lehtinen, ni Albio Sires, ni el senador Bob Menéndez han movido nunca un dedo para legislar con humanidad y sentido común en cuanto a la política exterior de Estados Unidos hacia Cuba. Sufrimiento, confrontación, revancha y un odio visceral hacia el pueblo cubano: ese es el único legado del que se pueden enorgullecer estos mal llamados representantes. De seguro no representan a las nuevas generaciones de cubanoamericanos que queremos ver un cambio significativo y tangible en la política de Estados Unidos hacia la tierra que nos vio nacer.

El presidente Barack Obama se prepara a implementar leyes que legalizarán los viajes académicos y culturales desde Estados Unidos hacia Cuba. Esto es un paso positivo pero también tímido e insuficiente. Es hora de eliminar todas las restricciones de viajes a Cuba para todos los norteamericanos. Es tiempo de que la política norteamericana hacia la Isla se piense y ejecute con compasión y sensatez. Las decisiones en cuanto a esta política se deben tomar en Washington D.C. y no en Miami. Obama debe acelerar la implementación de estrategias que prioricen el bienestar de los pueblos de Cuba y de Estados Unidos. Al mismo tiempo, nuestro Presidente debe decirle ¡No! a los reclamos incoherentes de un grupo de politiqueros venales a los que todos conocemos.

--------------------------------------------------------------------------------

Carlos Lazo es un activista por el levantamiento de las restricciones de viajes a Cuba. En la actualidad ejerce como sargento médico de combate en la Guardia Nacional del estado de Washington. Es además miembro de la junta directiva del Center for Democracy in the Americas (CDA), con sede en Washington DC.