Recomienda este BLOG

Seguidores

1 de agosto de 2010

Cuba y las virtudes del diálogo

PorCubaTodo

 Madrid y el Vaticano han comprendido que La Habana no es sensible al lenguaje de la coacción y que la política de la sanción está condenada al fracaso.
Salim Lamrani | Para Kaos en la Red | 31-7-2010 www.kaosenlared.net/noticia/cuba-las-virtudes-del-dialogo
El diálogo entablado por la Iglesia Católica y España con las autoridades cubanas ha sido exitoso. En efecto, después de liberar al detenido Ariel Sigler en junio de 2010, el cual por razones de salud, eligió emigrar a Estados Unidos 1 , La Habana ha aceptado liberar, en un plazo de cuatro meses, a 52 prisioneros llamados “políticos 2 –sobre los 55 listados por Amnistía Internacional 3 –, arrestados y condenados en 2003 (sobre un total de 75, de los cuales 23 han sido liberados desde entonces) a largas penas por “asociación con una potencia extranjera”. En efecto, éstos habían aceptado el financiamiento ofrecido por Washington con el objetivo de promover una oposición al Gobierno cubano. Esa actuación constituye un grave delito en Cuba y la justicia cubana fue particularmente severa con ellos. No hay controversias al respecto: Washington, la prensa occidental, Amnistía Internacional (AI) y los propios disidentes admiten esta realidad. 4
El cardenal de La Habana , Jaime Ortega, así como el Ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, también consiguieron del Gobierno cubano la autorización para los beneficiarios de esta medida de emigrar a España. 5 Las primeras liberaciones tuvieron lugar el 10 de julio de 2010 y las fotos de la prensa occidental permitieron mostrar que estuvieron bastante bien alimentados durante su detención –la mayoría tenía cierto sobrepeso – y gozaban de buena salud. 6 El 25 de julio de 2010, en total 20 personas de las 52 fueron liberadas y viajaron a España. 7
El Cardenal Ortega señaló que la emigración era “una propuesta” y no un “destierro” forzado. En efecto, los disidentes liberados tuvieron la posibilidad de quedarse en Cuba, pero la mayoría escogieron abandonar la isla y viajar a España por razones económicas evidentes, entre otras, su país como otros muchos está afectado por la crisis mundial. De las 32 personas que quedan, diez de ellas declararon que desean quedarse en Cuba. Moratinos también aseguró que Raúl Castro había dado garantías de que las personas liberadas tendrían la posibilidad de regresar a Cuba en el futuro y conservarían sus propiedades. 8 Por su parte, España se comprometió a acoger a todos los prisioneros liberados y otorgarles el estatus de emigrante. 9
Ricardo Alarcón de Quesada, presidente del Parlamento cubano, confirmó que las personas liberadas podían permanecer en Cuba si lo deseaban. “En Cuba hay personas que fueron liberadas de prisión hace años y están en sus casas”. También afirmó “la voluntad del Gobierno cubano es la de sacar de la cárcel a todas las personas sobre las que no pesen crímenes de sangre”, además de las 52 liberaciones ya avaladas por la Iglesia Católica y Madrid. 10
El secretario general de la Organización de Estados Americanos , José Miguel Insulza, se alegró del éxito de la política basada en el diálogo y el respeto mutuo emprendida por Madrid y el Vaticano, opuesta a las medidas represivas adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea que imponen sanciones distintas a Cuba, desde 1960 y 1996 respectivamente, en vano. Según Insulza, la decisión del Gobierno cubano “es un paso positivo que abre camino a un cambio del clima interno que vive la isla”. 11
Por parte de Washington, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, saludó la liberación de los veinte detenidos, la cual calificó de “señal positiva”. También afirmó que el Gobierno de Obama se sentía “alentado” por estas decisiones. 12 Virgina Staab, portavoz del Departamento de Estado, declaró su satisfacción: “Vemos la liberación de los prisioneros como un desarrollo positivo”. 13 Philip J. Crowley, secretario de Estado asistente, rindió homenaje a “los esfuerzos de la Iglesia Católica de Cuba, España y todos los que han ayudado a la liberación de los prisioneros de conciencia en Cuba”. 14
La Unión Europea también expresó su satisfacción tras el anuncio de la Iglesia Católica. 15 “ La UE apoya activamente el proceso de diálogo en curso y está lista para facilitar la liberación del máximo número de prisioneros políticos”, declaró Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea. 16
España, quien se felicitó del “éxito del diálogo y de la diplomacia” 17 , ha llamada a la Unión Europea a que ponga término a la Posición Común adoptada en 1996. Esta política, elaborada oficialmente por la situación de los derechos humanos, está todavía vigente y limita los intercambios políticos, diplomáticos y culturales entre La Habana y Bruselas. Constituye el principal obstáculo a la normalización plena de las relaciones bilaterales. Cuba rechaza la Posición Común por su carácter discriminatorio –la isla está lejos de ser el peor alumno del continente en términos de respeto de los derechos humanos, según AI –, hipócrita – la Europa de los 27 no es irreprochable en términos de respeto de los derechos fundamentales, otra vez según AI – e injerencista –Bruselas condiciona el levantamiento de las sanciones a un cambio estructural en Cuba, lo que va en contra del principio de soberanía y de autodeterminación de los pueblos. 18
“ Ha llegado el momento de establecer una nueva relación entre la UE y Cuba”, declaró Moratinos, quien subrayó la “nueva actitud por parte de las autoridades cubanas”. “Todos los presos de conciencia, políticos, serán liberados de aquí a como máximo cuatro meses, e incluso antes”, agregó.
La diplomacia española y la Iglesia Católica han demostrado que el diálogo basado en el respeto mutuo y la no in jerencia son la mejor receta para conseguir resultados. Madrid y el Vaticano han comprendido que La Habana no es sensible al lenguaje de la coacción y que la política de la sanción está condenada al fracaso.
Después de la liberación de los 32 prisioneros calificados como “políticos” en cuatro meses, sólo quedarán tres detenidos de conciencia en Cuba, según Amnistía Internacional, los cuales serán probablemente liberados en el mismo plazo, según las palabras de Alarcón. Así, la principal acusación contra el gobierno cubano –los presos de opinión – quedará caduca. Por consiguiente, la Unión Europea estará en la obligación de eliminar la Posición Común.
Pero los gestos más significativos deben llegar de Estados Unidos que impone desde hace medio siglo sanciones económicas a Cuba, las cuales, lejos de afectar a los dirigentes, afectan a los sectores más vulnerables de la población cubana y constituyen el principal obstáculo para el desarrollo del país.
El presidente Barack Obama ha expresado varias veces su deseo de normalizar las relaciones con La Habana. Puede dar un paso en esta dirección liberando en un primer tiempo a los cinco prisioneros políticos cubanos detenidos en Estados Unidos desde 1998 por infiltrar a grupúsculos violentos del sur de la Florida , responsables de varias decenas de atentados terroristas contra Cuba.
Amnistía Internacional, el Grupo de Trabajo sobre las Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas, al menos diez Premios Nobel, Mary Robinson, antigua presidenta de Irlanda, el Senado mexicano por unanimidad, Lawrence Wilkerson, antiguo jefe de Estado Mayor del gabinete del ex secretario de Estado Colin Powell, un centenar de parlamentarios británicos, pero también la National Association of Criminal Defense Lawyers , los Cuban-American Scholars , la Ibero-American Federation of Ombudsmen , el National Jury Project , el William C Velazques Institute and the Mexican American Political Association , el National Lawyers Guild y la National Conference of Black Lawyers , el Civil Right Clinic de la Howard University School of Law , la International Association of Democratic Lawyers , la Florida Association of Criminal Defense Lawyers-Miami Chapter , el Center for International Policy et le Council on Hemispheric Affairs exigen la liberación de Gerardo Hernández Nordelo, Antonio Guerrero Rodríguez, Ramón Labañino Salazar, René González Sehweret y Fernando González Llort.
Para ello, basta un simple indulto. Al presidente Obama, cuya elección ha suscitado tantas esperanzas en el mundo, le toca actuar.