Recomienda este BLOG

Seguidores

29 de julio de 2010

La sangre y el estiercol

PorCubaTodo

Por Varela
Para comprender mejor ciertas cosas en la vida -- según mi psiquiatra -- se
debe comparar todo pero en parábola, tal y como hacía Jesús para hablarle al
prójimo. Recuerden que cuando aquello la gente era muy ignorante, casi como
ahora, pero sin crucifijo.
Fíjense que Jesús decía que primero pasaba un camello por el hueco de una
aguja que un rico por la puerta del cielo.
Y de allá para acá todos los ricos se han puesto a picar camellos en
pedacitos para ver si lo cuelan por el agujero.
Pero bueno... yo para entender ciertas poses de guerra, pretextos de lucha y
oportunismos militantes siempre comparo contra ideas demasiado exageradas.
Pero así comprendo todo más rápido.
Por ejemplo, me imagino este escenario: José Martí viene a colectar dinero
para la independencia en Tampa y decide quedarse viviendo en Cayo Hueso con
toda la colecta; se compra un bungalow y se pone a lanzar proclamas y
octavillas en botellas al mar para que la corriente del golfo las dejase en
La Habana. Una manera de lucha, desde luego.
A Antonio Maceo, por ese entonces, lo imagino poniéndole bombas al consulado
español de Caracas y hundiendo veleros españoles por todo el Mar Caribe
repletos de civiles, para arrodillar a la Corona de España, según él.
De la misma manera visualizo a Ignacio Agramonte marchando los domingos por
la plaza de Camagüey -- vestido de blanco y con un gladiolo en la mano --
para que soltasen a Sanguily, al que habían apresado las tropas
colonialistas.
Mientras tanto, en una finca de Villareña, en mi mente veo a Serafín Sánchez
tirado en una cama en huelga de hambre para que renunciase Martínez Campo. Y
luego trasladado al Hospital Militar Naval de Cienfuegos para recibir sueros
intravenosos de manos de médicos ibéricos.
Y asimismo veo a Calixto García, con un proyecto de independencia bajo el
brazo, recogiendo diez mil firmas para legitimizarlo y entregarlo al Capitán
General de la isla.
Desde luego, a ese paso España nos hubiera dado la independencia cuando las
Olimpíadas de Barcelona en 1992, presionada por el Comité Olímpico
Internacional y el periódico El País ante tamaña cita mundial.
Pero sigo y salto en el tiempo al siglo XX.
A Fidel Castro, tras ser deportado a México por Batista, lo veo disgustado
en casa de María Antonia porque no tiene papeles para regresar a su patria.
Y el consulado cubano en el Distrito Federal le niega el permiso para entrar
a Cuba. Castro entonces revalida su título de abogado, pone un bufete y
ejerce en Acapulco donde compra un palacete en un acantilado junto al mar y
se casa con María Félix a la que conoce en una fiesta de recaudación de
fondos para la democracia cubana.
Y desde México todavía, Fidel Castro se enreda en un careo interminable por
Internet contra Gloria Estefan -- que fuera la cantante principal cubana
dentro de la isla ya que su padre era el chofer del palacio batistiano.
Y finalmente imagino a Raúl Castro (que regresa a Cuba tras la amnistía
declarada por el golpe de estado a Batista en 1972) dándose sillón en una
finca de Birán como el disidente #1 del país, protestando en entrevistas
ante la prensa internacional: "El gobierno ilegítimo actual del General
Roberto Martín Pérez no deja entrar a mi hermano a la isla".
¿Se nota la comparación de imagen? El patriota que pone machete, caballo,
bala y desembarco tiene licencia para decir que todo imitador de patriotismo
(escudado en periodismo o cualquier otro oficio intelectual) no es patriota
ni la cabeza de un guanajo, es un pacotillero vendido y mercenario. No
recuerdo quién fue el que dijo que toda revolución genera derechos. Y eso es
la pura verdad.
Los farsantes ex-presos que están ahora en España protestando hasta por la
mosca en la leche, pudieran conseguirse -- o robarse -- un yatecito y
atravesar el atlántico de allá para acá, desembarcar cerca de Manzanillo y
subirse a la Sierra Maestra. Y desde allí plantear sus quejas y
sugerencias...
Pero los que hacen eso son de otra estirpe, no de otra época.