Recomienda este BLOG

Seguidores

25 de agosto de 2011

Estados Unidos no solo alberga a terroristas sino que los recompensa

PorCubaTodo


CASO VILLOLDO
 Estados Unidos no solo alberga a terroristas sino que los recompensa
JEAN-GUY ALLARD



Un tribunal de Miami "ordena" a Cuba que indemnice a un terrorista confeso que organizó y dirigió el salvaje ataque a Boca de Samá, además de ser un mercenario de la CIA que se jacta de haber capturado a Che Guevara. La recompensa "dictada" es de 2800 millones de dólares, un récord en la larga lista de condenas extravagantes emitidas por tribunales de Miami contra la Isla.
Hijo de un multimillonario cubano de los años 50, Gustavo Villoldo demandó por "torturas y expropiaciones", por pérdidas supuestamente sufridas por su familia con el triunfo de la Revolución cubana.


Villoldo es el mismo personaje que confesó hace unos años, a un reportero del Miami New Times, que dirigió por orientación de la CIA el cobarde ataque terrorista a Boca de Samá, ocurrido el 12 de octubre de 1971, que dejó dos muertos y cuatro heridos graves, entre ellos la niña Nancy Pavón a quien hubo que amputar un pie.
Las declaraciones de Villoldo corroboraron de manera absoluta la responsabilidad directa de las autoridades estadounidenses en este acto terrorista cometido contra Cuba.


El ataque a Boca de Samá, un pueblito de pescadores cercano a la playa de Guardalavaca, es solo una de la cadena de operaciones terroristas cuya paternidad fue reclamada por Alpha 66 a finales de los años 60 y principios de los 70. Y es sin dudas la más cobarde de todas.
En la entrevista con el rotativo de Miami, Villoldo explicaba que escogió a Boca de Samá por ser "un blanco fácil". Fue así que este hijo de multimillonario habanero salió con su tropa de Key Biscayne con dos lanchas rápidas "y una fragata de 177 pies". La operación duró 65 minutos.


Villoldo es además un exmercenario de Playa Girón que participó en el asesinato del Che en octubre de 1967 y que asegura haber organizado el en- tierro secreto del Guerrillero Heroico.
Villoldo y su hermano Alfredo habían "ganado" otra demanda en el 2009, cuando el juez estatal Peter Adrien decidió que tenían derecho a una compensación de 1200 millones de dólares.


El colmo: su abogado en Miami, Andrew C. Hall, espera que se incaute el dinero de la indemnización a través de "empresas cubanas en el extranjero".