Recomienda este BLOG

Seguidores

5 de noviembre de 2010

Obama y Cuba: la oportunidad perdida

PorCubaTodo

Obama y Cuba: la oportunidad perdida 

Iroel Sánchez
José Manuel Carreño, Alicia Alonso y Kevin McKenzie, director artístico del American Ballet Theatre, saludan al público tras concluir la presentación del ABT en La Habana. Foto: Raúl Pupo, tomada de Cubadebate
Según  algunos analistas, la causa de la derrota de los demócratas y de su líder Barack Obama en las elecciones congresionales del pasado 2 de noviembre estuvo en la falta de audacia para responder a las expectativas del electorado que los llevó a  la Casa Blanca en 2008. En lo que al tema de Cuba concierne, la timidez de Obama para modificar la política hacia la Isla no pudo detener el ascenso de la ultraderecha cubanoamericana en el Congreso. A partir de ahora cualquier intento de cambio tendrá la oposición de dos senadores y cinco representantes vinculados a la mafia de Miami, incluyendo a la ultra-reaccionaria Ileana Ros como muy probable presidenta del  influyente Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.
Todo indica que el presidente del “yes, we can” perdió una gran oportunidad al ignorar la invitación que le realizara  la Prima Ballerina Absoluta del Ballet Nacional de Cuba para asistir al Festival de Ballet de La Habana, acompañado de los cinco cubanos  aún presos en Estados Unidos, en contra de la opinión de estadistas, intelectuales y parlamentarios del mundo entero. Desde Michael Moore a Amy Goodman, muchos de los líderes de opinión de los sectores liberales que ahora se abstuvieron de respaldarlo -a pesar de haberlo empujado a la victoria en 2008- hubieran aplaudido un gesto como ese.
Quizás entonces, en vez de rumiar tristemente su derrota, la noche del 3 de noviembre de 2010, el “primer presidente afroamericano en la historia de los Estados Unidos”,  habría estado haciendo algo digno de ese título: disfrutar de la presentación del American Ballet Theater en un auditorio de La Habana llamado Karl Marx.
El próximo Festival será dentro de dos años pero para entonces nuestro hombre en Washington estará envuelto en su intento de reelección, y -siguiendo la lógica que lo llevó a la derrota- de ninguna manera se la va jugar viniendo a Cuba…Así que por si acaso, aquí le dejamos la imágenes de lo que se perdió: (NO SE INCLUYEN)