Recomienda este BLOG

Seguidores

10 de agosto de 2010

Más dinero para la subversión

PorCubaTodo

Más dinero para la subversión

EEUU abrió otra oferta pública de fondos de los contribuyentes estadounidenses "Para ampliar la participación y la dirección cívicas cubanas en relaciones sociales y grupos independientes de la sociedad civil" difundida orbe et urbi el 28 de junio en el sitio oficial del Departamento de Estado (http://www.state.gov/g/drl/p/127829.htm).

La iniciativa pertenece a la Oficina de Democracia, Derechos Humanos y Trabajo del ministerio de RREE de EEUU que encabeza Hillary Clinton (Bureau of Democracy, Human Rights, and Labor, DRL por su sigla en inglés) está destinada "a las organizaciones interesadas en ofrecer proyectos que responden a las necesidades y a los intereses de cubanos en la isla y autorizan a ciudadanos en la isla para enganchar significativo a las actividades sociales y a las decisiones cívicas dominantes que mejoran sus vidas".

La DRL promete evaluar los proyectos que responden a las necesidades e intereses de EEU en la isla. Lisa y llanamente, es una oferta de trabajo subversivo bien remunerado para ciudadanos de Cuba dispuestos a convertirse en “periodistas” y activistas para que se inserten en “decisiones cívicas dominantes que mejorarán sus vidas”, o sea, en la subversión contra la Revolución. El llamado suplica a los postulantes que apliquen de inmediato en el sitio www.grants.gov porque la evaluación de sus proyectos tardaría hasta 2 semanas.

La pregunta es si el gobierno de EEUU aceptaría concursos públicos abiertos de fondos para que el gobierno de otro país financie la subversión política en su territorio, donde hace 12 años tiene a cinco presos políticos cubanos invisibles por haber infiltrado al terrorismo de la FNCA asentado en Miami : Antonio Guerrero Rodríguez ingeniero en construcción de aeródromos y poeta, sentenciado a cadena perpetua; Fernando González Llort, graduado del Instituto de Relaciones Internacionales (ISRI) del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, condenado a 19 años; Gerardo Hernández Nordelo, graduado del ISRI, caricaturista, sentenciado a dos cadenas perpetua más 15 años; Ramón Labañino Salazar, licenciado en economía en la Universidad de La Habana, sentenciado a 30 años; y René González Sehwerert, piloto e instructor de vuelo, condenado a 15 años.

La oferta pública de becas (grants) ofrece hasta 3,65 millones de dólares para proyectos destinados a desestabilizar a la Revolución mediante redes y programas subversivos en la isla:
                    
–500.000 dólares para dar un pasar privilegiado a los familiares de los llamados “presos políticos”, con ayuda “bajo la forma de efectivo o en especies”.
–1.500.000 dólares para abrir espacios de “libertad de expresión” estadounidense en Cuba, que significa fabricar periodistas, blogueros y afines, pagados in situ. Estas becas prefieren a “artistas de ejecución, artistas visuales, músicos, poetas, escritores, periodistas, y blogueros” dispuestos a asumir tareas de agitación y propaganda con el pretexto de de resguardar las libertades de información y de expresión.
–500.000 dólares para infiltrar a los grupos religiosos y espirituales de la isla a fin de involucrarlos en las políticas subversivas de Washington.
–500.000 dólares para promover "sindicatos independientes y/o organizaciones de trabajadores de la isla que desean abogar por los derechos de los trabajadores y/o la libertad de asociación".
–350.000 dólares "para consolidar la capacidad de los grupos cubanos independientes de la sociedad civil que abogan por los derechos de las mujeres, con un proyecto de penetración en los ámbitos de la prostitución.
–300.000 dólares para promover grupúsculos de la llamada sociedad civil y financiar grupos e individuos de la isla, "particularmente en regiones fuera de La Habana", a fin de exhibir por los grandes medios internacionales toda clase de seudo organizaciones contrarias a la Revolución.

¿Es punible la subversión?

Todo este dinero se suma a otros 15 millones de dólares descongelados recientemente del programa Cuba de la USAID. En Estados Unidos es punible y execrable que sus ciudadanos reciban dinero de un gobierno extranjero para subvertir explícitamente el orden en ese país. A quienes incurren en esos delitos en EEUU, en Europa, o en cualquier otro país, se les apresa y por lo menos se les formulan cargos de espionaje. A nadie se les ocurriría llamarlos “presos políticos” o “de conciencia”.

Hace justo un mes la opinión pública mundial conoció fragmentadamente la curiosa y confusa aprensión de 10 “agentes rusos” en EEUU, entre ellos la periodista peruana Vicky Peláez, que terminaron canjeados por cuatro espías estadounidenses y europeos encarcelados en Rusia. Mientras los diez acusados estuvieron presos ningún medio internacional los llamó presos políticos, de conciencia, o disidentes, cono denominan a los cubanos que incurren con frecuencia en el mismo delito por dinero estadounidense.

La Revolución en Cuba no se desmorona, mientras los viejos mercenarios dejan de ser útiles y, liberados en España o Chile, sólo se convierten en emigrantes con hambre. EEUU financiará nuevos sustitutos, que también serán hallados, detenidos y juzgados, como en cualquier país del mundo. Los grandes grupos de poder que controlan la información en Chile y en todo el mundo no tardarán en convertirlos en nuevos “héroes” mediáticos, cometas fugaces de la interminable guerra imperial contra las ideas disidentes del modelo actual de dominación: el capitalismo salvaje neoliberal, planetario y sin fronteras… Entretanto, los cinco presos cubanos en EEUU seguirán siendo invisibles para esos mismos medios.